miércoles, 30 de noviembre de 2011

Otra vez lo mismo... no aprendo!!!!


Tener la sensación de libertad absoluta. Sentir que todo tu espacio te pertenece absolutamente.
Escuchar música, radio, Tv.... a la hora que quieras .
Cantar desafinando... pero cantar!
Todo ello parece muy bueno, y lo es!
Pero como en esta vida todo tiene precio... el precio como siempre es doloroso.
Digo doloroso, porque otra vez la casa hace el recambio y queda vacía.
Es verdad que no tendré que estar atenta a si todos llegaron, si llevan abrigo, si van bien en la Facu., si tienen comida...
Pero otra vez lo mismo, y no aprendo!
Todos los ciclos es la misma sensación de abandono.
Todas las despedidas me traen sangre vertida desde el corazón.
Me preguntan: " ¿Porqué sos así?"
Y no hay respuestas o hay muchos porqué .
Simplemente es como que me adueño de esos jóvenes que vienen a luchar por sus sueños.¿Los tomo como propios y así, de a saltos, vivo el gran sueño de la familia numerosa?Tal vez...
Al menos quedará conmigo una de ellas, como parte de la familia y por un tramo alguna compañía extra...
Pero los que se van ... me dejan siempre enferma!
Bueno Doña... a pensar más en el descanso bien merecido y esperar para encontrarnos con la maravillosa sorpresa de la nueva camada. Esa que viene a compartir nuestras ciudad y nuestra Casa
Dios me use de bendición en cada una de esas vidas!

martes, 15 de noviembre de 2011

Como una flor en la grieta.....


Así como esta humilde planta se embellece con sus simples y bellas flores, en medio de la madrugada cargada de insomnio, cansada de deshojar margaritas y trabajando en mis recuerdos, surgió con fuerza una historia de amor y pasión.
Es una historia para imaginarla desde lo más sencillo de su escenario hasta lo más profundo y secreto de las entrañas de su primer actor.
Transcurre en Nápoles, frente al mar, rodeado de pescadores .
¡Y es verano en Nápoles!
Sobre la terraza, frente al océano de azul intenso, estaba dispuesto el piano.
Sobre el piano una rosa, que encerraba en si misma todo un mundo de secretos de amores.
El pidió que estuviera todo dispuesto para que ella, su joven estudiante y admiradora, pudiese recibir de él la más perfecta y sentida de las canciones.
Y así fue!
El cantó y su voz llenó el anochecer haciendo titilar aún más la estrellas verdaderas. Y hasta las pequeñas luces de las barcaza las imitaban transformando al mar y la playa en otro cielo.
El cantó y sus tonos murmuraban ternuras increíbles y luego ascendían demostrando toda su fogocidad entrampada en sus silencios llenos de tiempos.
El cantó y en su voz... se quebraban mil sollozos por lo que no había de ser vivido .
El cantó ejerciendo por última vez el desarrollo de su máxima virtud, para decirle a la joven apoyada en el piano, que él la amaba de tal forma que no quería ni siquiera ser amado.
El cantó y en su canto se notaba que con cada nota quería llenar todo el vacío que quedaría en poco tiempo más.
El cantó y luego calló.
Nunca más volvió a cantar.
Y dos días después durmió.
Ese fue el último canto que elevó Enrico Caruso, sobreponiéndose a la imposibilidad de hacerlo porque el cáncer de garganta ya había decidido a silenciarlo para siempre.
Pero él cantó para ella, su amada.
Pero él cantó para que ella supiera de la única forma que él podía hacerlo, que era amada como ninguna otra mujer podría soñarlo.
Y fue así que esa noche napolitana, recibió los ecos del mejor concierto, y el último, que Caruso dio en su vida como tenor.
La joven apoyada en el piano, sobre el cual aún se encontraba la flor que Enrico dejara, y los pescadores del pueblo, que se fueron reuniendo para oirle con admiración y respeto, fueron su público.
Esto fue en un verano, un 30 de julio de l921.
Enrico partió el 2 de Agosto de l921.
Y hoy en mi desvelo me ha visitado su recuerdo.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Preparando otro adios!.


Una vez más...
Y van...
Ya no quiero contar los "adioses" que he tenido que dar a personas queridas.
Cada una: una historia.
Cada una: un amor.
Cada una: inolvidable!
Por alguna razón tengo dos en suspenso y eso lo hace aún más doloroso. Es como despedirlas todo el tiempo y todo el tiempo volviendo en mi cotidianeidad junto a los recuerdos que por cualquier mínimo motivo salen de mi corazón más que de mi mente...
Las dos mujeres, mayores, solteras.
Las dos criaron hijos... muchos, aunque paridos por otras.
Las dos tenían tanto amor que nunca les faltó para seguir repartiendo.
Las dos , tan queridas por mi, preparan su último viaje.
Pienso que tal vez vuelvan y sean amadas novias y esposas.
Pienso que tal vez vuelvan y sean madres de varios hijos.
Pienso que tal vez vuelvan y puedan ser plenamente felices viviendo una vida propia.
Nunca tuvieron nada propio, pero cuidaron de mucho!
Al final... no están en su casa, no tienen conciencia plena, no pueden despedirse en forma de los suyos.
Las dos tenían sus apodos dados por sus sobrinos.
Una es la "Tía Co"
La otra la "Tía Ada"
Señor... sigo deshojando margaritas...
Sacando pétalos con distintos nombres, pero todos unidos al centro,a ese botón de oro que representa mi corazón.
¿Será que cuando arranque el último yo me iré con ellos?
Nadie sabe el momento en que debe partir, por ello uso tanto la palabra amor y trato de borrar pronto el enojo para no tener resentimientos.
A las dos las tengo en mi oración delante del Padre para que partan sin sufrir...
Que se haga la voluntad de El, según lo que sea mejor para sus hijos y en armonía para con todos.
Amén.

sábado, 5 de noviembre de 2011



Este es mi corazón!


Y en el mis dos amores!


Pablo y Mariano son.


Mis dos mitades unidas!


Pero de todas maneras...


queda espacio por allí


para todos los que quieran


dejarse querer por mi.


Esa es toda mi verdad!


Hermoso es vivir así!

Mapa nuevo