domingo, 13 de noviembre de 2011

Preparando otro adios!.


Una vez más...
Y van...
Ya no quiero contar los "adioses" que he tenido que dar a personas queridas.
Cada una: una historia.
Cada una: un amor.
Cada una: inolvidable!
Por alguna razón tengo dos en suspenso y eso lo hace aún más doloroso. Es como despedirlas todo el tiempo y todo el tiempo volviendo en mi cotidianeidad junto a los recuerdos que por cualquier mínimo motivo salen de mi corazón más que de mi mente...
Las dos mujeres, mayores, solteras.
Las dos criaron hijos... muchos, aunque paridos por otras.
Las dos tenían tanto amor que nunca les faltó para seguir repartiendo.
Las dos , tan queridas por mi, preparan su último viaje.
Pienso que tal vez vuelvan y sean amadas novias y esposas.
Pienso que tal vez vuelvan y sean madres de varios hijos.
Pienso que tal vez vuelvan y puedan ser plenamente felices viviendo una vida propia.
Nunca tuvieron nada propio, pero cuidaron de mucho!
Al final... no están en su casa, no tienen conciencia plena, no pueden despedirse en forma de los suyos.
Las dos tenían sus apodos dados por sus sobrinos.
Una es la "Tía Co"
La otra la "Tía Ada"
Señor... sigo deshojando margaritas...
Sacando pétalos con distintos nombres, pero todos unidos al centro,a ese botón de oro que representa mi corazón.
¿Será que cuando arranque el último yo me iré con ellos?
Nadie sabe el momento en que debe partir, por ello uso tanto la palabra amor y trato de borrar pronto el enojo para no tener resentimientos.
A las dos las tengo en mi oración delante del Padre para que partan sin sufrir...
Que se haga la voluntad de El, según lo que sea mejor para sus hijos y en armonía para con todos.
Amén.

No hay comentarios:

Mapa nuevo