jueves, 21 de abril de 2011

El Cono Invertido - El Cristo de Dalí




















El cono invertido ...
¡La Visión !




Para entender lo que mostró mi visión es necesario ir a la contemplación del Cristo de Dalí.
Ver lo que expone la imagen, y el "cómo y valiéndose de qué", llegó hasta ella el artista.
.



Se valió de cálculos y fotografías de expertos. Luego unió todo ello y nos presentó a ese Cristo, suspendido de tal manera que el cono invertido guardaba toda la imagen hasta perderse en un horizonte de amanecer en el planeta.



.
Por ello la parte superior de la Cruz y la cabeza del Cristo es de mayor dimensión que sus pies .
.

Ante ella en Glasgow, Gran Bretaña los hombres se han quitado el sombrero en señal de respeto y los jóvenes bulliciosos guardaban absoluto silencio.
.



Algunos (sobre todos críticos de arte y artistas en general) le adjudicaron un: " ser grotesco y nada hermoso" con respecto a la Crucifixión,.
Otros... "que era un cuerpo hermoso, para nada doloroso y horripilante tal como debería ser el cuerpo de un crucificado! "

¡¡¡Un Cristo sin espinas en la cabeza, sin sangre en su cuerpo… sin clavos…!!!???

Y algunos, con los que concuerdo plenamente, exaltan el que su rostro está oculto, que ese cuerpo fuerte, musculoso, joven y de cabello alborotado era el símbolo de un joven trabajador, un carpintero que en esa época debía acarrear sobre sus hombros los leños que necesitaba para su tarea.
La visión que en realidad trasmite es la de un hombre realmente santo : “San Juan de la Cruz”



...
¿Y si yo plasmara en un lienzo la visión que tuve hace años durante una reunión de oración?
¿Y si yo tuviese el poder de trazar en un lienzo, al igual que Dalí, con esa maravillosa capacidad de pincelada y color, y así contar con precisión todo lo que se quiere?
¿Qué dirían de mi y de lo que recibí en la visión?
¿Qué habrá recibido Dalí en lo que al final plasmó en su obra?



¿Qué le habrá transmitido para que una y otra vez en diferentes obras aparezca la imagen del Cristo en la Cruz?
.............



A ver…
Imagínense las líneas del cono que utilizó Dalí , pero con el vértice hacia el cielo.
Entonces lo que quedaría cercano al observador serían los pies…. Verdad?
Pues a diferencia del Cristo de Dalí , el original, lo que tenía frente a mis ojos eran los pies enormes de un Cristo Sangrante y sucio.
Esos pies, atravesados por un gran clavo, encimados, sucios por haber caminado tanto y por haber pasado tanto, sin pasar por un lavado santo.
Esos pies tenían gran parte de la sangre, mezclada con el polvo del camino, ya seca y la otra que seguía formando un camino grueso de color bordó y rojo claro.
¡Me sacudió el alma. !!
Esa imagen me persiguió y me persigue.
En este cuadro tampoco se puede ver El Rostro de Cristo!
Pero esos pies abrieron las compuertas de mi alma y mares de llanto salían por mis ojos.
¡Qué quieres de mi Señor?
¿Qué quieres decirme Señor?
¿Qué quieres enseñarme Señor?
Solamente llanto y silencio me envolvían….
Me rodearon los que allí había y me consolaban pensando que algo de dolor o de tristeza de mi vida diaria me hacía llorar así….
Nada de eso…
Un gran amor nunca antes conocido era lo que me iba llenando. Me llenaba a presión y rebalsaba como fuente de agua viva… pero no entendía.
Durante muchísimo tiempo solamente me acompañó esa sensación de Amor puro y fortísimo, pero aún así no llegaba la respuesta a mi pregunta insistente.
Hasta que un día…
Cuando escuchaba a alguien hablando con Dios al mi lado… le decía a Jesús “tú que eres mi amigo”….
Y en ese instante algo me sacudió ¡Eso!!! ¡Esa es la respuesta!
Mi Cristo de San Juan, me había hablado.
Mi Cristo de Dalí plasmado en el cono invertido, mostró lo que yo necesitaba aprender.
Me dijo con la imagen:
Mírame, mira mis pies, están sucios de haber caminado por polvorientos caminos.
"Mírame, mira mis pies, allí ves el clavo que los sujetan y perforan…. Y fluye mi sangre.
"Mírame, mira mis pies, allí verás mis dedos con sus uñas llenas de barro y sangre seca...
"Mírame, mira mis pies, son de un humano como tú…
"Mírame, mira mis pies, me hice carne para ti, para ellos… para todos… los de antes, los de ahora y los que vendrán….
"Mírame, mira mis pies, no soy una estampa… yo soy hombre en la cruz, que sufrió por ti, por tu salud, por tu salvación… por todos tus dolores aquí estoy yo.
"Mírame, mira mis pies, yo no soy de cartón…. Yo que así me ofrecí y morí por ti… hoy vivo y sabes una cosa? :
No soy una estampa... YO soy Tu Amigo!
"Mírame, mira mis pies, yo soy aquél y soy éste, el que está en ti y soy tu Amigo!

Desde allí. Desde que comprendí a los pies de la crucifixión de Dalí pero con el cono invertido…. Lo tengo a Jesús, como el dueño de esos pies s en primer plano y con los que me mostró toda su humanidad para que pudiese comprender que :



ESE ES MI GRAN AMIGO.
Realmente antes era mi Salvador, mi Fuerza, mi Puente, mi Refugio…. Todo pero no me animaba a llamarle amigo
Te lo presento…..
El mejor…
Pero como amigo… me costó conocerlo…
Gracias a la visión de la Crucifixión de Dalí pero invertida!






Dedicado a todos lo cristianos que visitan mi blog o mi facebook. Compartiendo con todo mi amor y llevando una gran bendición y deseos de paz, felicidad, salud, trabajo ...en estas Pascuas de Resurrección!



Mapa nuevo