lunes, 21 de febrero de 2011


El tiempo de las hadas y los tonos pasteles, brillantes o estridentes... quedaron muy atrás.
Ellos ... acompañantes de mi niñez y juventud...
Ellos... añorados y vislumbrados cuando...
Dos pasos son pensados y esforzados...
Extender el brazo hasta el teléfono es todo un tema....
Recordar los nombres un milagro...
Hablar de corrido todo un logro...
Quién puede comprender el sacrificio de retener imágenes y palabras para compaginar una idea en un corto texto y que llegue con cierto éxito a los otros?
Quién puede saber la angustia de no poder llegar a lo anhelado, cuando es tan sencillo como saber cómo se escribe y cómo se forma una oración sencilla?
Pues yo les cuento que es vivir en una angustia y un vacío que en un principio pensé que me ayudarían los demás a sortearlo sin temor, pero me resigné a que solamente yo puedo convivir con la realidad anunciada ya hace tiempo. La realidad es esa y debo acostumbrarme y planear mientras pueda lo que pueda y me dejen de futuro ... lúcido y real!
Veremos cómo puedo todavía atesorar por tiempo más tiempo, un poco de realidad y lograr lo que debo: organizar un futuro para que se transite el final sin más angustias.
Con la ayuda de Dios... seguiré un rato más por aquí queridos míos... y perdonen que a medida que se vayan sumando los meses, se vayan acumulando errores de ortografía o de sintaxis... pero trataré de seguir por aquí para ejercitarme y esforzarme al menos en no perderme totalmente del camino.
Espero poder contar pequeños relatos de la vida que ha pasado y que valió la pena. Gracias que nunca me dediqué a vivir sin coraje.
Hasta siempre.

No hay comentarios:

Mapa nuevo