domingo, 25 de abril de 2010

Día nublado...

Imagen : de http://www.3d.com/....

Domingo, nublado y la casa solitaria....
Hasta el gato se fue al jardín a platicar con el sapo Felipe.

Me gustan los días nublados porque no hay reflejo ni rayo de luz que lastime mis ojos....

Todo es parejo, un tanto nostálgico, pero ayuda a dar quietud al alma para que solamente las cosas prioritarias tengan cabida en nuestros pensamientos.

Me gustan los días nublados, sobretodo en Buenos Aires, hace que el toque que le faltaba a sus calles y sus paisajes ya ha llegado en esos plomizos, que en vez de apagar los tonos exaltan unos y apaciguan a otros.

Es el mismo trabajo que hace con los aromas... En esos días algunos perfumes se hacen más penetrantes y otros mueren sin lograr ser percibidos.

Son exaltados todos los añejos... como ser los que expanden a su alrededor los muebles y casas antiguas, los roperos sobre todo... nos llevan a recordar a los que no están pero pasaron por allí.

También los auna el aroma a champignones, a nueces, a almendras... todos ellos penetrantes...

Eran mis días preferidos para conseguir fotos a mi gusto. Tal vez porque nunca me gustó medir la intensidad de la luz... siempre rogaba a los ángeles para que atrapase lo enfocado con toda su belleza y sin errores.

Algo parecido a las fotos me ocurre con la escritura, que sale como pan caliente, comienza en un sentir, una imagen, un tema y van mis dedos por el teclado volcando todo lo espontáneo, sin revisar...

"¡Aja! - dirán ustedes... - Por ello tanto vicio, tanto error, se nota la falta de revisión..."

- Y tienen razón... no es falta de respeto, sino que lo que hago a esta altura de mi vida, y por el resto que quede, lo hago por puro placer ... sino para mi no tiene sentido... y como el tiempo no me sobra... pues no puedo perderlo en corregir escritos.

No niego que a veces por alguna razón extraña vuelvo sobre mis renglones y veo alguna abominación literaria u ortográfica y entonces si... arreglemos y sigamos.

Es por ello que muchas veces solamente cierro un signo de puntuación, porque cuando comenzó mi carrera loca tal vez no tenía en claro si lo que estaba formando era una pregunta, una admiración o simplemente algo en suspenso con final abierto....

Aquí estoy, con mi tardecita de domingo nublado, esperando visitas... y con ganas de leer un libro... veremos qué resuelvo si no viene nadie a compartir el te de la media tarde o el mate de la nochecita!

Hasta pronto... les quiero...

2 comentarios:

Marina-Emer dijo...

un orecioso Otoño en tu entrada asi que si esta nublado y se está en casa parece que se esta mejor
me alegra poder venir a visitarte que estuve algo mal de los ojos con un herpes y ya voy algo mejor
besitos "Espigas del alma tu casa.
Marina

chabela dijo...

Querida Marina:
Cuánto me alegra saber que ya estés mejor!
Para mi es un honor haber recibido tu visita.
Me despido con muchos cariños y agradecida por las hermosísimas poesías conque adornas nuestros días.

Mapa nuevo