viernes, 6 de noviembre de 2009

Hoy nuevo día! Nueva historia!



















Imágenes: Pablo Madariaga

Aquí comienza la historia de los zorzales.
En estas imágenes están impresas los primeros escarceos de amor entre "Don Chavez" y mi familia.

Hace años que ocurrió este encuentro especial.
Don Chávez entró en el jardín de invierno y mi hijo le sacó imágenes y entre ellas se ve cómo nuestro nuevo integrante de la Casa se dejaba acariciar mansamente.

Así comenzó las vida de los zorzales en el jardín de la Casa.

Así nos llenan de cantos estridentes desde la madrugada hasta la noche cerrada.

Así es como cada año vienen nuevas parejas a anidar en los arbustos y enredaderas transformando a los pocos días el quieto jardín en una nursery y luego en campo de aprendizaje. Intentos de despegue, aterrizajes bruscos, planeos mas o menos certeros hasta que la prueba final se realiza desde el pico de tanque de agua hasta las plantas del jardín, luego de que varias veces ejercitan el mismo desde la chimenea del asador que es considerablemente más baja.

Cómo enseñan y cuidan estos papás a sus hijos, y cómo los instruyen... es algo que fascina!

Cualquier novedad fuera de lo normal ya las pondré en algunas líneas. ¡Jejeje! el año pasado Chavito se quería quedar en el nido hasta que la madre hizo como que lo abandonaba durante un día y así salió y luego estuvo en un pequeño árbol de anacahuita, y le pudimos sacar la foto que si lo buscan en el año pasado más o menos para esta fecha...encontrarán la imagen de lo que les menciono.

Así tenemos otro zorzal para aturdirnos bellamente con sus trinos.

Gracias mi Dios!


El año pasado les conté sobre cómo se desarrolló la creación del nido, el cuidado de los padres en alejar a los intrusos, cómo se turnaban en alimentar a su pichón.

Este año comenzó con que Don Chávez más que nunca cantó y lo hacía sobre la ventana del fondo de la imagen que es en donde estoy casi siempre, porque es la cocina principal....

Y yo le acariciaba con la mirada y mis movimientos se volvían suaves y lentos para no espantarlo.

Con sus alas caídas y su pecho a reventar, cantó como nunca.... y formó pareja y el nido lo hizo como siempre en la misma horqueta del mismo árbol de mimosa.... resistió una semana de lluvia y de tormentas... y hoy se nota cómo febrilmente van y vienen alimentando al "nuevo "
de la familia.... Y se llamará el "Nuevo".

Este año el Chavito despeluchado del año pasado tiene su nido en el rincón del Jardín en medio de la cascadas de flores rosas... nos salió más arquitecto y decorador que el padre. Porque él dentro de la enredadera tendrá, en el enramado interior, un buen sustento, pero cuando vienen sudestadas más de una vez se nos viene en "banda"... espero que esto no ocurra hasta que el pichón ya esté listo para volar.
En cambio su padre debe ser un maestro mayor de obra... no tanta pinta... ¡ pero fuerte la construcción!


Así que amigos...
* a pesar de la tristeza que me deja cuando uno de los "chicos" se marcha de la Casa (a veces para siempre) ,
*a pesar de los largos días de lluvia,
*a pesar de la "mala leche" recibida en un comentario respecto a este blog... (justamente de una mujer con ínfulas de no se qué, y ¡muy malo su carácter!... jeje!) acusando de algo que no debería haber sido así... pero todo resuelto... borré todo lo que tenía que ver con ella y
*seguí mi dulce vida conectándome con lo bello que me regala Dios todos los días: En la naturaleza y en todo lo que ocurre en esta Casa llena de magia y de vida.

¡Ja ja ja! Chicos vienen - chicos van... esta vez ecuatoriano , alemán y algún italiano. Va a ser muy divertido.

Ya les contaré las novedades!

Así que aunque siguen los días un tanto melancólicos, para mi ha salido un sol maravilloso y como si tuviese un fondo de castañuelas españolas canta mi corazón un paso-doble bien movido.

.-.

No hay comentarios:

Mapa nuevo