domingo, 2 de agosto de 2009

Las dos caras!


Mira esta imagen primera. Mírala bien...
Porque no parece pertenecer al mismo lugar que ilustro a continuación.
Sin embargo allí, en esas casas viven los humildes de Bariloche.
Es más, existen quienes ni siquiera tienen este tipo de viviendas sino que viven en casillas de maderas mal unidas, por donde se filtra el viento del Polo Sur.
Allí viven los que no se divierten con la nieve por la que oran los dueños de los Hoteles, los que tienen servicios para los turistas, o los que practican deportes de invierno.
¡Todo lo contrario!
¡La nieve para ellos es un drama!
¡Pero un poco más allá se puede disfrutar de lo siguiente!
Alejada de las montañas de basura y rodeada de el ensueño que le regala la Patagonia Argentina puedes ver estas maravillas!





Es difícil despegar los ojos de las vistas casi irreales que se logran captar con sólo girar la cabeza.


Es que es imposible encontrar algo que no parezca pintado exclusivamente por Dios para nosotros ...


El cielo, los bosques, el silencio, la paz de sus lagos increíblemente azules.

Las montañas cubiertas de nieve.!




Los palacetes y hoteles que se levantan al pie de las altas montañas.


Las pistas de esquí, visitadas por miles de extranjeros en cada etapa de sus tiempos de invierno.


Todo perfecto.

Caro?...

Pues sí!

Mucho! Pero claro... es en dólares.

Todo está pergeniado para los que debido a su nivel económico pueden darse el gustito de una vacaciones de primer nivel.

¡Porqué estoy recalcando este punto?
No le estoy haciendo propaganda a la Patagonia Argentina. Porque su belleza casi sobrenatural es muy conocida y visitada por Asiáticos, Europeos, Norteamericanos... etc.


Lo que ocurre es que aunque sé que mi querida patria tiene siempre sus dos caras... hoy me sorprendí contemplando lo que ocurre del otro lado de esa maravillosa Bariloche.


Y es la cara de la pobreza.
Los deposeídos de todo.
Desposeídos de su derecho a una vivienda digna.
Drama potenciado por vivir en un lugar en donde los grados bajo cero en invierno son muchos y nos cuesta pensar que un ser humano pueda pasarla en una casilla de madera por donde se filtra el viento polar..

Desposeídos de su derecho al alimento, les pude ver pelearse por un trozo de comida entre los perros y las aves carroñeras.
Les pude ver paseando doblados sobre montañas de basura...
Y observándolos vemos la verdadera realidad de los que sólamente son mencionados en porcentajes entre un montón de números.. .Esos números son los que buscan la solución a su hambre y su vestido en medio del basural tiritando de frío, como si allí estuviese la mano de Dios...
¡ Qué dolor!.


Y por eso lo coloco en imágenes en el blog. porque el contraste duele y mucho!

Porque uno piensa que como siempre se muestra el norte argentino, es allí donde está toda la miseria reunida. Es allí solamente en donde se encuentra el dengue, la desnutrición, el mal de chagas, la muerte por hambre!

Pero no, en el Gran Buenos Aires también se repite todo lo que se enuncia en el norte.

Y hoy viendo imágenes reconocí mi ignorancia.

Pues cada vez que hablaba de la Patagonia, lo hacía sobre su naturaleza, sus truchas, sus paisajes, y bla bla bla.... Pero nunca me detuve a pensar que allí también había pobres a tal grado...


Los que ni siquiera han pisado esos maravillosos paseos que nosotros miramos en las postales o que tuvimos la posibilidad de visitar extasiados.


Por ello con dolor y con vergüenza coloco esa otra imagen: la del "Bariloche Pobre "...

No hay comentarios:

Mapa nuevo