lunes, 31 de agosto de 2009

Para José Antonio la vida es sueño!




Fotografías: María E.Gómez




















La edad en que el niño tiene una imaginación absorbente.










La invaden imágenes que no asocia a la realidad.



Para él son reales las imágenes que crea...





Por ello viendo al niño trepado a la ventana, lo creo compenetrado en ser protagonista absoluto, encarnando leyendas maravillosas.






Allí está el niño captando con sus sentidos y el todo vale para crear ese mundo, mundo mágico donde puede vivir todo desde el cuadrado de una ventana.






Le miro y veo:






Dulzura enjaulada?






Pajarillo colombiano curioso y feliz?






No! No lo creo!






Más vale veo a un bellísimo niño descubriendo el mundo a través de la seguridad de los barrotes de la ventana de su casa.






Tan sólo un rectángulo donde su imaginación coloca al mundo.






Mirarle en su nadar y volar en la magia de su capacidad de ángel puro . Viajar aferrado a esa reja, por un mundo de nubes, bosques encantados, por caminos cubiertos de orquídeas que son tan profusas en su tierra.






Contemplar sus rulos de oro y bronce disparando traviesos reflejos transformándolos a la vista en pequeñas florecillas doradas.






Desde allí el niño sueña viviendo y viviendo sueña...






Sueña en el pájaro blanco que una tarde bajó hasta su pecho y que allí hizo un nido. Ese nido cálido que cuando está contento se llena de trinos que suben a su boca y se visten de risa.






Desde su lugar de privilegio, desde donde puede ver todo el mundo... Mira la luna que le persigue todas las tardes cuando sale de paseo con su abuela... y la baja y juega y luego la cuelga de nuevo para no gastarla.






Y las nubes son ovejas, o tal vez son ángeles con trompetas o caballitos de carrusell? O tal vez la que se está estirando, como sacándose la pereza de la tarde, se transformará en un trompo que gira y que luego vuelve su forma a cambiar?






Soñará el niño con manejar aviones o tal vez ser timonel de un barco corsario y levantando su espada de cartulina ganar mil batallas?






El niño no sabe que por sí encarna el símbolo del futuro.






El niño no sabe que personaliza lo que empieza y debe evolucionar hasta la plenitud.






Edad fértil!






El niño cansado, se pone en cuclillas, como disponiéndose a ordeñar más sueños...


. ---

No hay comentarios:

Mapa nuevo