viernes, 7 de agosto de 2009

Prueba de Amor!

...

Hace mucho tiempo atrás... cuentan que en esta casa vivía una familia compuesta por el padre español, muy inteligente y con gran olfato para los negocios.
Una madre de origen alemán, muy rubia, de grandes ojos azules, educada en los mejores colegios y sumamente enamorada de su esposo.
Junto con su postura de amante sin límite se dejó poner el yugo que quiso colocarle su esposo. Y así se transformó en una mujer de puertas adentro, cuidando a los hijos que parió en la misma casa.
Digamos que esta señora "Maggi" tuvo 4 hijos y que como dije los parió, crió y educó en esta casa.
Pero un buen día el Señor de la casa enfermó....
En esos tiempos todas las enfermedades, ante la menor complicación, se tornaban en graves, porque no existía la penicilina.
Por ello era que Maggi estaba desesperada... y trataba de hacer hasta lo indecible para aliviar el sufrimiento de su amado.
Los niños miraban todo, escuchaba todo... Hasta el mínimo ruido era silenciado. Todo sonido era apagado con un Shhhh! de su madre o la enfermera.
Las mucamas y el jardinero, también se acostumbraron a cumplir sus tareas en silencio.
Los pequeños? Jugaban, estudiaban, entraban y salían de la casa en el mayor de los silencios...
Vivían en "sordina".
Uno de los chicos, ya de adulto, relató la historia y me contó, con sus grandes ojos verdes lleno de estrellitas infantiles y de lagos contenidos... que...
Una madrugada escuchó que martillaban en la calle y al asomarse por la ventana de su cuarto, vio a la figura de su madre, arrodillada y doblada tratando de cortar un remache de las vías del tranvía que pasaba por la estrecha calle.
Y la pobre mujer desesperada, le daba sin parar, incansablemente con el cortafrío y el martillo, cada vez con más fuerza y con más rabia... hasta que cansada arrastrando sus pies, entró en la casa.
-"¿Mami?"... fue la pregunta del niño.
Una sola palabra pero con su tono y la mirada encerraba en ella todos los interrogantes del mundo.
-"Nada! . Ahora ese ruido no despertará más a tu padre por la madrugada, que es cuando el descansa".
- "Pero mami! Porqué recién duerme cuando es de día?" - preguntó el niño tratando de entender un poco....
- "Porque queda tranquilo, porque sabe que pasó la noche. Eres pequeño para entender, pero ya aprenderás lo importante que es para el que sufre, saber que la noche ya ha pasado." - aclaró la madre con cariño.
-"Mami?"... - agregó con voz débil el niño.
- "Qué?" ... - preguntó esperando su respuesta.
- "Puedo dormir contigo?" rogó el niño.
- "Humm... Sí vení que ya hemos tomado mucho frío y viste que es peligroso engriparse!
Y el niño ya adulto me decía recordando esa noche interminable....
-"Qué seguro y feliz yo me sentía cuando metí mis piernas bajo el abrigo de la cama de mi madre!"
Ya había pasado la noche y en la casa todos dormían tranquilos.
El tranvía también, sin su remache, pasó silencioso bajo la ventana!....
.

No hay comentarios:

Mapa nuevo