jueves, 22 de julio de 2010


¡Ay!
Que vino el sonido
y le siguió mi alma.
Y que mi alma ebria
creyó que volaba
Y que le salieron alas
y que se encontró gaviota
Y que ya gaviota
se volvió a la playa
Y que a partir de entonces
ya planeó bajito.

No hay comentarios:

Mapa nuevo