martes, 10 de agosto de 2010

Amaneció

Imagen de: Copépodo (gracias por facilitarme todas...)

Sintió que la historia terminaba...
Que la gran pesadilla de ese tramo de su vida se alejaba para siempre.
Gran alivio en su alma y en su cuerpo.
Su alma reposaba como y donde debía. Había hallado el fresco manantial en donde beber el agua vivificadora. Esa agua que también le limpiaría de toda la tierra del desierto.
Y todo su cuerpo trataba de dejar la tensión de tantos años acosada por el tremendo miedo.
Sus músculos trataban de aflojar y sacudir los golpes...
Y comenzó a respirar con ritmo , suelto y lento...
Y en ese instante vio cómo amanecía en la ruinas de Palmira, en medio del desierto...
Esas ruinas, al igual que ella, habían guardado toda la grandiosidad y belleza de hace tiempo.

No hay comentarios:

Mapa nuevo