lunes, 30 de agosto de 2010

LEER Y ESCRIBIR....cuando es sentirse vivo!!!


Libros, papel, pluma, tinta, luz.....
Todo lo que más quise y quiero en el mundo.
Recibí un artículo en el que se transcribía un reportaje realizado al escritor Wole Soyinka.
Este señor con aspecto de Rey de una tribu, nació en Beokuta- Nigeria en el año l934.
Reconocido por el mundo por sus poemas y textos. Viajero incansable, viviendo un año sabático interminable en el tiempo y con tantos hijos que no los cuenta por creencias ancestrales... describió la peor de las torturas que sufrió cuando lo pasó en prisión por cuestiones políticas.
No fue la soledad física, no fue la calidad o escasos alimentos, no fue la tortura física... no fue la separación y el encierro... No!.
Sino que su mayor tortura fue la que sufrió al no serle permitido el acceso a la lectura o a la escritura.
Sí! esa fue su tortura principal.
Y relata también cómo volvió a revivir las antiguas enseñanzas " mal queridas por él en su adolescencia" que eran las matemáticas. En la forma en que reflotó sus conocimientos de álgebra y demás problemas que luego de planteárselo en su mente , traído del arcón de los recuerdos, los ejercitaba una y otra vez para mantener su mente activa.
Pero... lo que más me conmovió fue su descripción de cómo llegó a fabricar tinta a partir del café, a utilizar como hojas, al papel higiénico o el envoltorio de los cigarros....
Su ingenio se aguzó hasta el punto de fabricar escondrijos para sus "poemas y escritos" que luego hemos podido ver publicados... gracias a que puedo sobrevivir todas las pruebas de las prohibiciones...
Y pensé:
En verdad si cuando a partir de los cuatro años, me hubiesen querido separar de los libros en los que devoraba mil y una historias, o por alguna otra razón mi madre no me hubiese podido dar todos los días para un lápiz y un cuaderno que al final de la tarde ya no tenían con qué seguir escribiendo ni espacio libre para hacerlo...hubiera muerto de tristeza...
Pero yo sabía que al otro día nuevamente tendría el tiempo y los medios para seguir con esa fiebre que se despertó a edad tan temprana... y entonces esperaba ilusionada.
Yo. Que no soy escritora, sentiría una terrible amputación a mi vida si me prohibieran hacerlo. Yo que me la paso leyendo todo lo que mis ojos cansados pueden soportar.... Tal vez hubiese llegado a inventar todo tipo de artilugio para seguir con ello.
Reconozco por ello que debe ser una gran tortura el estar obligado a la ausencia de literatura y sin poder escribir...
El escribió en paredes, piso, papel higiénico, envoltorios...
Yo qué hubiese sido capaz de hacer?....
Mejor no pensar que algo así pueda suceder!
Pero... y si ocurriera?
Ay... amigos míos! Juan Mosquera por ejemplo... Él que escribe como a mi me gustaría... clarito y con el ritmo y las chispas de los colombianos....qué hubiera hecho?
En cambio, yo... que solamente trato de hacer lo que me gusta, yéndome muchas veces en extensión porque mis pensamientos no son tan profundos y entonces compenso... me pongo contenta en saber que al que le apasiona el escribir buscará siempre la forma de seguir haciéndolo.
Mientras... alegría y gozo leyendo los textos que nos alimentan el alma... muchos de ellos escritos en lo oculto y salvados de inquisiciones de todas las épocas.

No hay comentarios:

Mapa nuevo