domingo, 1 de agosto de 2010

Maestra - Antítesis...


Siguiendo con el tema....
Hablemos también de las malas maestras, que por desgracia las hay y muchas....
Para ello les pondré un breve relato verídico en un 90 por ciento.
Entonces, les diré que les presento el contenido como cuento. Porque a eso que si le ponemos algo que no es verdad y lo presentamos como cierto es mentira... jajaja! Mejor prevenir que cometer un error.
¡Tan soberbia!
¡Tanto!
Que sentí sublevar entero mi interior en un segundo.
¡Radical!
¡Tanto!
Que era imposible dialogar con ella.
¡Ciega y Sorda!
¡Tanto!
Que no reconocía, ni por asomo "la duda de un alumno".
"¡Mala! -me dije- No llegará a maestra!"
Y le apunté un "0" (cero)
Después de 25 años le encontré frente a un aula. "Trabaja como maestra pero de maestra nada" volví a aplazarla mentalmente mientras repetía una y otra vez esta oración...
Pasó así:
Fui un día a "dialogar" con la docente que estaba al frente del curso de mi nieta.
Llevaba una preocupación.
La maestra había pedido a los niños una descripción del lugar en donde vivían, ya sea casa o departamento. Cada niño presentaba su hoja con la redacción-descripción y ella les colocaba una evaluación.
Mi nieta tuvo un "Mentiras" en su hoja, cosa que la hizo llorar muchísimo.
Pues por ese motivo fui yo a aclarar el asunto, pues era verdad que la niña por ese entonces vivía en un petit hotel de 11 habitaciones y 5 baños... y ese: "Mentiras" que le hizo llorar a la pequeña, a mi me llevó a una furia interna disimulada.
Movilizada por lo anteriormente relatado fue que me dirigí con mi nieta de la mano y una vez en la dirección de la escuela pedí hablar con la "Srta. Marta"...
Cuando le vi entrar al salón, reconocí a la que había puesto "0" en aquella práctica hacía 25 años.
Fue en ese instante que me volví a repetir: "De Maestra: Nada! Aunque evidentemente trabaja de eso"... Así que el tiempo me dio la razón en que el aplazo que le había colocado era certero pero no había bastado para sacarla de su carrera.
¡En mi apreciación no hubo error!
Por ello mismo fue que conversé escuetamente... y aclarada la situación, yo me fui discretamente y ella retiró su: "Mentiras".
¡Sí! yo me fui discretamente pero masticando mi frase: "¿De Maestra? ¡Nada! No le voy a perder pisada durante todo el año a esta Marta!"... Pero por supuesto a mi nieta nada... Nunca dejar sin su puesto de "respeto y honor" a la Maestra... por el bien de sus alumnos....
¡Ay mi Dios si yo pudiera..... pero menos mal que no puedo!
Así fue la historia de la "Mala Maestra".

No hay comentarios:

Mapa nuevo