sábado, 24 de enero de 2009

El espejo en donde se mira el cielo!


Venía medio de costado... como aturdido.
Rumbeaba como que venía de la estación buscando hotel...
Su cuerpo ladeado, daba la real idea de lo que portaba su mochila : Todo lo necesario desde la pasta dental, ropa, medicamentos y libros...
¡Si que venía cansado! Transpirando... hasta resoplando parecía.
Dio vuelta la esquina y en diagonal fue cruzando desde allí hacia la media cuadra. Y claro ... justo allí está el Hotel Familiar... que de eso no tiene nada... pero es un tanto más económico que el resto de los que hoy en día se ofrecen para los extranjeros...
Tocó timbre y no le atendieron.
Insistió una y otra vez... y al final se sentó en las escalinatas gastadas y sucias y apoyó su espalda en la vieja pared.
Miró sobre el hombro... directo a la calle y se levantó y fue derechito hacia un charco que había formado el agua que usé para regar el cantero....
Detrás de las cortinas le miraba.... atenta a cada actitud, cada expresión de su cuerpo...
Lucía cansado, muy cansado, delgado pero fuerte, su pelo moreno lucía bien corto .. llegó hasta el charquito y extendió su mano y allí se detuvo... miró fijamente el agua y luego hacia arriba...
Detuvo su mano...
No quiso tocarla..
Y no aguanté más... levanté la cortina y toqué el vidrio sin abrir la ventana...
El miró sorprendido...
Le dije tenés sed? Necesitás algo?
"No se moleste Señora, muy rico su gesto, pero no se moleste!"
Y cruzando volvió a su mochila gigante y se derrumbó en la escalinata.
Yo fui a mi heladera, tomé una botella de agua fresca... y salí a su encuentro....
Cuando pasé por el charco, miré con atención su contenido... y allí encontré un trozo de cielo azul. Un cielo perfecto puro, y sonreí...y comprendí lo que había ocurrido.
Llegué hasta el joven y le dije... " Toma y bebe, está cerrada y fresca....!"
Y seguí preguntando: "De dónde eres? " .. mientras me sentaba a su lado.
De Costa Rica señora... Y muchas gracias, me viene muy bien... jum... que rico está esto!!! Muchas gracias....y se escuchaba su "glugluglup! "mientras calmaba su sed!
Me senté junto a él y le dije tratando de saciar mi curiosidad.... "Dime porqué no tocaste el agua del charco que está frente a la casa?"
Y el respondió:
"Ah! Usted me vió?"
"¡Si!" le dije prontamente. "Me llamó la atención."
Me miró con sus ojos chispeantes como conteniendo la risa y dijo:-"Pues fíjese... cuando estiré mi mano, miré el espejo que reflejaba el cielo... y no tuve fuerzas para romperlo... era como romper la magia que usted luego contempló al cruzar, no es cierto acaso?"
"¡Si! Tienes razón! y riendo dije... "Te quieres alojar aquí? Por mucho tiempo? ".
Después de un titubeo me contestó: "Si y no... Me quiero alojar aquí porque está viviendo un primo mio, y ya mañana los dos partimos para Mendoza.... usted conoce?"
"Ah... entonces debes esperar nomás... y sí conozco Mendoza una hermosísima ciudad. Vas a trabajar?" le pregunté interesada buscándole el rostro más de frente.
"Vamos a terminar una pasantía como paleontólogos y luego seguimos al sur... allí hay muchísimo trabajo señora...." y sonrió mostrando sus dientes que serían la envidia de cualquier propaganda de dentífrico.
"Si! Es así! En el Sur hay mucho trabajo para ustedes... científicos paleontólogos.... si señor... "
Me levanté, alisé mi ropa y ya retirándome le dije:"Si necesitas algo no dudes en tocar timbre, pregunta por Dola Elo... si te puedo ayudar encantada..."
"Gracias- dijo - poniéndose de pie... y ya repuesto ...
Antes de cruzar la calle le dije..."No tengas reparo en usarla para mojar tu nuca y tu cabeza y refrescarte... mientras esperas a que te atiendan, Total si necesitas más o un baño... lárgate cruzando la calle..." y me fuí riendo...
Y el joven... enseguida de pie.... derramó agua fría sobre su cabeza y yo escuche un
Aaahhhhh!!!! mientras me alejaba y pasaba por el lado del "espejo en donde se miraba el cielo!" y cruzé la reja y pasé la puerta y corrí las cortinas y retomé mi rutina.
Bonito niño y de Costa Rica! Bella gente y bello lugar! dije como toque final y lo olvidé....
.....
Al otro día, por la tardecita tocaron el timbre y salí a atender.
Eran dos jóvenes, uno el del espejo del cielo y el otro se suponía que era su compañero...
- "Me vengo a despedir señora! y aquí le dejo algo para que me recuerde..." dijo extendiéndome lo que me ofrecía entre las rejas....
"Un libro! "exclamé...
"Pero no debías molestarte... si no fue nada!!!
El joven me lanzó una mirada muy especial y me dijo "Usted no tiene ni idea de lo importante que fue para mi ese momento en que usted compartió mi vida.
Descanso, buena palabra y agua fresca... todo eso me lo brindó usted... y como si fuese poco me dio permiso para llamar a su puerta... No la voy a olvidar nunca señora...
....
Y esto lo cuento porque ocurrió como hace dos o más años... cuando todavía no era tanto el miedo que se le tenía a los extraños...
Y hoy, ese joven, pasó por Buenos Aires rumbo a su patria, y me buscó por medio de la gente del hotel y me llamó por TE... José Antonio... ese es su nombre... y nuevamente me sorprendió la vida con la reacción de alguien al que yo había olvidado!!!
Así es nomás....

No hay comentarios:

Mapa nuevo