jueves, 1 de enero de 2009

EJEMPLO DE UN PERRO PARA LOS HUMANOS

.


...Fotógrafía gentileza: Pablo Madariaga

Comienza el año 2009... y todo sigue igual...
Por eso, aún en ayunas y con el corazón partido por las imágenes del horror de la guerra, es que quiero poner entre estos dos pueblos- entre todos los corazones-... una historia.


Porque sé que tal vez este relato haga posible que yo no me enoje mientras vuelco mis ideas en el blog...
Y espero que los que le lean, comprendan más mis pensamientos y sensaciones, que si en vez de cuento les escribo palabras de un discurso, tratando de que quienes están tan cargados de odio (con o sin razón, ese nos es el tema) puedan actuar al menos con la misericordia de un perro.


Pues justamente se trata de un personaje maravilloso, y que es totalmente real.
Esa es la historia que les voy a relatar.


Hace como 12 años o más, escuchando a un señor que viviendo en Agentina, recordaba su juventud... quedé prendada de su historia de vida.
Recordaba cuando allá en Polonia entran los Ejércitos Alemanes y , como en su población más del 30 % eran judíos, fue brutal el desplazamiento y el trato para con los polacos de parte de las fuerzas invasoras.


Cuenta este señor, y yo quedé sujeta a su relato, porque justamente en esos tiempos yo tenía un cachorro de la misma raza a la que él hacía referencia...
Cuenta , repito, su historia sobre un encuentro decisivo para él , con uno de los perros utilizados por las patrulla de ocupación para encontrar "judíos"....


Fue un relato minuciuoso.--

Fue un relato dicho con voz pausada, como saboreando cada palabra.
Como buscando cada imagen en la neblina de las emociones de esos tiempos.
Como dándole la fuerza, el terror, el cansancio y la dulzura de cada una de las partes de lo que él recordaba haber vivido.
Vivencia que él tuvo cuando simplemente era un jovencito judío que se había entretenido más de la cuenta. Cosa muy común aún hoy en día en cualquier lugar del mundo y en cualquier cultura, los jóvenes se olvidan de la hora muchas veces.


Este señor, del que lamentablemente no recuerdo su nombre, comenzó así su relato que guardo en mi corazón y hoy quiero compartirlo con ustedes.


Con todo el amor y el respeto que me infundió este señor, judío y polaco. Sentimiento que quedó tan enraizado en mi corazón que hoy, en medio del dolor, surge como a veces suele suceder, en medio de las ruinas de las miseria de la guerra, como el milagro de la vida que da nuevas esperanzas para el mundo.


Se los voy a relatar como empapada en la suplantación imaginaria, pero real en mi mente y en mi alma, de "Los Guetos de Varsovia" de la actualidad (Cuba, Franja de Gaza..) por "la isla de la Utopía" que nos dejó Tomás Moro....Para mí este último mencionado, válido de levantar como ejemplo humano, del que pudo crear en el papel la posibilidad de la perfección de "un lugar en el mundo"...
Alli va la corta pero grandísima historia de vida entre un hombre y un perro.:.


Un día, fuera de las murallas del Gueto, tal vez para ver a alguien o para conseguir algún mendrugo... un jóven judío fue encontrado recorriendo presuroso las calles del extramuro por el aterrador "Toque de Queda".
El sabía que si lo encontraban fuera del Gueto lo pagaría con su vida.


En eso, una patrulla alemana lo detecta, y comienzan la persecusión.


El jovencito, corre y corre... y se pierde en un edificio con la esperanza de no ser hallado.
En ese edificio, en donde él buscó refugio y ayuda, vivían muchísimas familias.
Y el joven golpeó y golpeó con desesperación cada puerta en cada pasillo.

Pero fue inútil, nadie le abría...

La gente tenía miedo!!! Mucho miedo !!! Terror, mejor dicho!


Y este jovencito llegó al último piso y ... se acurrucó en el último dintel, en la última puerta, en su última esperanza, que también permanecía cerrada...


Llegó la patrulla hasta la puerta del edificio.

Y como tenían costumbre, soltaron a sus perros y éstos se dispusieron a hacer el trabajo de rastreo.

Sabían, estos perros, qué tenían que buscar : Judíos... y cuando marcaban la "presa" allí avanzaban los soldados y la aprendían.... y la fusilaban.


El niño trataba de fundirse con el piso y las paredes...


Y escuchó como subía las escaleras y recorría los pasillos un perro jadeante....


El perro llegó al pasillo en donde él estaba... y despacio se fue acercando, olfateando, jadeando....El perro olió el olor del miedo...¡intenso! Olor que impregnaban cada perseguido, cada uno de los que sabían que por alguna razón estaban en falta delante de los alemanes, por gay, por gitano, por defectuoso genéticamente, o por judío...
El perro sabía muy bien detectar ese olor que inundaba todo el pasillo...


Llegó!!!

Le clavó sus ojos buscándole la mirada....


El joven observó la nariz , mejor dicho su hocico, grande y brilloso por la humedad que salía con su aliento.

Miró su larga barba generosa...

El joven también buscó los ojos del animal entre los pelos que caían sobre ellos productos del flequillo que pendían como una visera...

El joven... contuvo el aliento...


Qué pasó?


Después de unos segundos que para ,el todavía un niño , fueron eternos.... el perro siguió su búsqueda hasta el mismísimo techo del edificio... como no teniéndole en cuenta.


Cuando paseó todo el techo, el perro volvió sobre sus pasos buscando la salida y así fue que cuando pasó por donde permanecía el joven acurrucado....


Se paró.

Giró sobre si mismo.

Le miró fijamente......

Y siguió ignorando la presencia del niño asustado...


El señor, ya muy mayor terminó la historia diciendo...mientras las lágrimas surcaban su rostro...:


"Era un perro, era un schnawzer!!!"

"El no era ni alemán , ni judío. "
Y yo agrego:
El no era humano.
¡Era era un perro y pudo darse el lujo en medio de la guerra de impartir misericordia!!!...
¡Porque él como criatura de Dios e inocente como es la creación : realmente ... era libre..!
Y emocionadísimo seguía el señor con su relato:


"A partir de ese momento, decía, cuando me encuentro un perro de raza Schnawzer, me detengo, lo abrazo y lo llamo "amigo"... porque uno de su raza me salvó la vida".


No es un cuento imaginario....


Esto que les relato es verídico....


Y lo recordé para ustedes porque tal vez, como muchas veces en lo largo de la vida de la humanidad, un animal... en este caso un perro... nos haga meditar en forma distinta sobre lo que allí, en la Franja de Gaza está ocurriendo...


Al pie puse una de las imágenes que se podían colocar, del Gueto de Varsovia...
porque las que vi y las historias que leí... iban a parecer puestas como para un golpe bajo, cosa que no quiero que se llegue a pensar.


Al comienzo coloqué la foto de Fidel, mi perro amado, que es un Schnawzer .
El me acompaña desde hace 14 años, haciendo ejercicio de lo que es capaz de realizar un perro y luego también agregaría "esa raza"... Inteligencia, zagacidad, independencia de criterio, en sus genes trae todo lo aprendido por sus ancestros allá en Europa....


Y lo pongo como ejemplo de lo que ese perro alemán hizo en plena guerra... aplicó misericordia... algo que parece ser los humanos han olvidado.


Nada más....


Ahh... no digo feliz año.... mi deseo que a partir del comienzo del 2009 pueda revertirse la barbarie del hombre para lograr que el Mundo Sobreviva....y que merezca la pena ser vivido.








No hay comentarios:

Mapa nuevo