martes, 16 de septiembre de 2008

HABLANDO DE AMOR...




Hablando de amor....




Encontré en los mail que me envía mi hermana-cibernética este escrito...




Quiero compartirlo...




Allí va:




Hagamos el amor


Samuel Arango M. - Medellín Publicado el 15 de septiembre de 2008




Todos creemos saber mucho sobre el amor, pero a medida que pasa el tiempo y


la experiencia se acumula, el mismo amor se encarga de enseñarnos muchas


cosas. Estas son algunas de ellas:




- Enamorarse no es obsesionarse ni irse a los extremos.




- Una persona no puede ser la única motivación para vivir.




- El amor no puede rogarse, simplemente se da y se cultiva.




- El verdadero amor no se vive en medio de la angustia, el amor es para disfrutarlo, no para sufrirlo.




- En el amor, como en todo, existen las dificultades, los momentos difíciles que prueban y fortifican el amor.




- Hay que preocuparse por identificar tanto las virtudes como los defectos de la pareja, para conocerlos y aceptarlos y si es el caso ayudar a mejorarlos.




- No es conveniente endiosar al otro, idealizarlo, no puedo esperar del otro más de lo que está en capacidad de dar.




- Nunca hay derecho a irrespetar al otro, ni a gritar, ni a obligar, ni a humillar.




- No es malo sentir celos, lo malo es dejarse mandar o dominar por ellos y no ser claros con la pareja.




- El amor no sólo evoluciona sino que hay que hacerlo evolucionar. Tiene etapas, va de lo sensible a lo racional, de la impresión al conocimiento y aceptación.




- La rutina es quizás la principal amenaza del amor. El amor no se acaba, más bien se deja acabar.




-. El amor verdadero desarrolla la auto estima.




- Cuando una relación termina, no se acaba el mundo. Hay que guardar con cariño lo bueno que se vivió y seguir adelante con las nuevas oportunidades.




- No es posible ni deseable que el otro no tome sus propias decisiones. Hay que guardar con cuidado la individualidad. Nadie puede ser propiedad de nadie.


- El verdadero amor requiere de mucha paciencia. El afán y el acoso son malos compañeros del amor.




- Cuando existe una discrepancia en la pareja y uno de los dos, o los dos, está alterado y emocionalmente electrizados, hay que esperar que pase la furia, o la emoción, para poder conversar. Nunca se deben dialogar los problemas con la cabeza caliente. En el amor, siempre estamos aprendiendo y nunca terminaremos de hacerlo. Amar es empezar a hacerlo cada día.




No es fácil recordar y ejercitar todos los puntos... pero creo que sería bueno para guardar el amor en la pareja...tenerlos en cuenta.










No hay comentarios:

Mapa nuevo