sábado, 15 de noviembre de 2008

Solo Piedras?

Con pequeños pasos como reclamando permiso a la seca arena, para ir invadiendo la solitaria playa ...

Así iba María, en la fría tarde, por la playa de arena planchada como una gran pechera bien almidonada...
Lenta y disfrutando, mirando las piedras...
A pequeños pasos como descubriendo granitos de arena junto al mar, en Cádiz.
Ansiosa miraba, esta vez abajo... y a pesar del frío ... ¡comenzó la búsqueda!
Con ritmo parejo, doblaba su cuerpo. Y así eligiendo pequeñas piedritas, las más armoniosas las iba reuniendo dentro de su mano que formaba un cuenco.
Mas luego miraba como siempre el cielo.
¡El cielo de Cádiz!!!
¡El cielo de España!!!
Después, fatigada, ... recostada en la muralla que baja a la playa, contempla ese cielo cubierto de luces de tonos pasteles.
Acaricia las piedras una y otra vez.
Son cantos rodados que como prometiera cruzarán la mar y todo un continente buscando a la "Otra" su "hermanamiga" que amante de España le pidió tan sólo ese gran regalo:
"Trae piedras y tierra de España. Mi querida España. Solamente eso!"
María, mientras pasa el tiempo, contempla los tonos pasteles del cielo y acaricia amorosa una a una las piedras de Cádiz, brindándole amor y excelentes deseos.
¡Largo fue el camino!
Primero: Colombia, cruzando el océano.
Luego: Buenos Aires, un largo trayecto.
Para que al fin descansaran en manos de quien tanto deseara:
¡Las Piedras de Cádiz!
.
¡María! Qué pena tan grande que tú no has podido llegar a mi tierra, bendita Argentina...
.
Pero sí han llegado los que representan un trozo de mi amada España,
los cantos rodados de las playas de Cádiz !
..

No hay comentarios:

Mapa nuevo