lunes, 25 de enero de 2010

Algo me alegra....


Gracias Dios mío!

En mi jardín sigue la vida!

¡Con tan poco la naturaleza se encarga de enriquecer nuestros ojos, nuestros oídos, nuestra vida!

Tiramos una semilla y todo se vuelve flor y fruto...

Tenemos paciencia en no alborotar el medio y pronto se acercan los pájaros y anidan...

Y todo se multiplica a tal punto que tengo que andar regalando pequeños árboles y plantas diversas....entre vecinos y amigos.

Esta vivencia hace que se aplaquen un tanto los dolores que provocan los desastres y maldades del mundo....

No hay comentarios:

Mapa nuevo