miércoles, 13 de enero de 2010


Imagen : Tomas Cabrini-S.Isidro. Buenos Aires-



Fue muy fuerte el tornado sobre Buenos Aires.

El segundo en poco tiempo.

El primero se llevó mis enredaderas de bignonias que adornaban los fondos de mi jardín.

Junto con las enredaderas con sus racimos de flores naranjas y rosadas.... se fueron también los nidos que encierran en ellos los sueños y esperanzas de cada nidada....

.

Digo que otro tornado se abatió sobre la ciudad y yo no tenía ya enredaderas que perder...

Pero este fue más intenso que el anterior...

Corrí era madrugada cerrando y asegurando ventanas, corriendo lo que podía sufrir algún deterioro en caso de que cayera granizo...........

.

Y a la mañana siguiente...

¿Cómo explicarles el dolor que me embargó?

Cómo decirles con palabras comunes, y no de poeta porque no lo soy, lo que pasó cuando fuí a ver los destrozos?

- La mesa del jardín patas arriba en el fondo del jardín(¡entera!)

- Las macetas que eventualmente contienen las flores de estación o matas delicadas que no quiero tener en tierra... pues estaban perdidas entre las plantas más crecidas y entre las piedras de los canteros.


¡ Pero lo más terrible, era el silencio!

Era como que se había muerto todo! Aunque las plantas se habían salvado gracias a los cinchos que coloqué hace días.

El silencio lo llenaba todo!

.

¡ El nido del zorzal!

El único que se había salvado y que una vez remendado la pareja siguió adelante con su divina función de procrear!

¡El nido tenía tres pichones!

Y lloré a solas en el jardín silencioso...

.

Pero hoy , corroboré lo que mi hijo había observado antes de irse de viaje... "Mami anda el zorzal buscando comida"...¡Debe de haber vida!...¡Los pichones no han muerto!"

.

Y comprobé en la mañana de hoy que "mamá zorzal" andaba atareada llevando comida!

.

Pero:-" Dónde?"

.

Me quedé muy quieta y cancelé mis idas y venidas por el jardín....

¡Prohibido ir a mirar las plantas o colgar ropa!

Y así pude ver al menos uno de los pichones!

Lo descubrí después de ver más o menos por donde planeaba luego de dar varias vueltas (para que no le vean) el zorzal hembra o sea su mamá.

Allí, en un lugar tranquilo, entre un pequeño matorral de cretonas y al pie de un apretado grupo de clivias, ella entró y llegué a ver el pico amarillo-naranja de al menos uno de los pichones.

.

Que alegría infinita llenó mi alma!

En ese preciso instante constaté la dimensión trájica que mi espíritu le había dado al derrumbe del nido y la desaparición de sus habitantes.

.

Ahora digo:

¿Imaginan a ese pájaro, tratando de salvar a sus pichones en medio del tornado que se llevó puestos ciento cuarenta árboles en un radio de unas 20 cuadras a la redonda?

¿Y buscarles el refugio más seguro, seco y en donde nadie podía verlos?

¡ Y seguir luego de haberlos asegurado cubriéndoles durante el diluvio que duró horas y parecía que el cielo había decidido vaciarse de toda el agua que había acumulado en décadas?

.

Este zorzal hembra pertenece a la tercera puesta de la que llamamos la Familia Cávez. Es aún pequeña, pero ahora por lo que demostró en esta prueba.....la miré y noté que ante mi y su corta vida tiene el tamaño de un cóndor!

.

Bravo jovencita!

No se si salvaste a tus tres pequeños, pero al menos vi uno y por el piar debe haber tres....

.

Sueño conque estén todos!

.

Cuánto enseña la naturaleza a los que nos damos tiempo para escucharle y verle!

.

Porque Dios siempre nos habla....

A veces por su Palabra "La Biblia",para los que creen en ella.

Otras veces por la voz de alguien... conocido o no.

Pero las más lo hace a través de las circunstancias o por medio de la naturaleza.

.

Y muchísimas veces Dios me ha hablado, cuando como " silvo apacible" surge de la naturaleza y besa mi interior.

.

Por eso quise compartir con ustedes lo que me ha sucedido.

Una vez más Dios me mostró, a través del comportamiento de su naturaleza y sus criaturas... cómo uno debe luchar para que, en medio de las grandes tribulaciones, se pueda transformar lo que sería un fracaso: en un gran triunfo de la lucha y el amor.

No hay comentarios:

Mapa nuevo