domingo, 24 de enero de 2010

Me cambiaron el domingo...


Amaneció el Domingo!
Muchísimo calor!
Debo comenzar el día preparando la comida para mis animalitos y seguir luego preparando despacio el mate mañanero.
Llegué a la cocina y por el gran ventanal observé con alegría que las flores del mismo, estaban siendo partícipes de el más importante "trabajo" de nuestra esperanza de vida.
Había muchísimas abejas trabajando, sin descanso....
Gran alegría me trajo a mi corazón porque mi madre de pequeña me enseñó a cuidarlas. y cuando encontrábamos alguna de ellas desfalleciente... preparar agua con azúcar y poner a su disposición para darle la oportunidad de tomar fuerzas y llegar al panal.
Claro que mi madre respetaba eso en directo... la abeja y su trabajo... pero con toda la sabiduría de nuestros ancestros, sobre todo si vivieron en el campo, fuente de todo aprendizaje sobre la naturaleza.
Pero a mi se me suma el saber que cuando no haya abejas, es el anuncio de que la esperanza de vida se acabó en el planeta.
De allí me alegría!
Pero duró poco, porque en cuanto encendí la radio (cosa que va junto con mi actividad de preparar el mate)... escuché la voz quebrada de una madre que rogaba que le diesen ayuda para lograr reunirse con su "hijo haitiano!".
Presté atención.
Ella se llama Astrid Pozzi, y es una de las mujeres que decidieron ser madres mediante la adopción y como en Argentina es terriblemente difícil por la gran burocracia, dirigieron sus trámites a Haití.
Allí estuvo Astrid,hace poco conviviendo con su hijo, ya otorgada la adopción....
Y fue feliz con su hijo en brazos... reconociéndose los dos como madre e hijo....
Pero... luego del conocimiento de que niños fueron robados de Haití por los criminales de siempre... se dio una orden de no dejar que los niños salgan de Haití.
Ella ruega por ayuda, porque países como EEUU, España, Francia, Holanda... consiguieron que las adopciones YA OTORGADAS , como es su caso...(esos niños) fuesen entregados con premura.
Ella está desesperada, porque recibió fotos de su hijito, durmiendo tirado en una manta a la intemperie, con vómitos y diarrea, porque el agua potable escasea... asustado...solo entre millones de necesitados y miles de muertos.
Y ella está aquí con sus brazos vacíos, desesperados por acunar a su niño... por hacerle feliz... por darle seguridad, salud y cariño....
Ay!!! Qué pena!
Que la Señora Presidente de la Nación, que es mujer y madre, se apiade de estas madres que no pueden llegar a sus hijos, dispuestas como están a ir a Haití corriendo todos los riesgos para estar junto a ellos.
Señora Presidente de Todos los Argentinos: Piedad por las Madres del Amor! Por las que quieren y pueden darles amor, seguridad y futuro a esos niños que ya han sido otorgados por la ley para que sean asignados a sus madres.
Ayúdelas y ayúdelos!
Ponga toda su autoridad y posibilidad para que se agilice el encuentro y salida de Haití , y esos brazos puedan hacer nido tibio y seguro para esos niños....

No hay comentarios:

Mapa nuevo