sábado, 11 de octubre de 2008

12 de Octubre: Día de....


















No tengo un discurso para este día...
Tengo algunas preguntas y un texto que no es mío.

Preguntas:
Cómo habrá sido realmente el desembarco de Colón y su gente?
Seguro que como el de las figuritas del cole no! eh?
Se encontraron con salvajes?
Se encontraron con el Eden, el Paraíso... o qué?
Cómo eran los originarios?
Bravíos? Si.
Inocentes? Si.
Ingenuos? Si.
Ignorantes ? Según lo comparen con quién. eh?
Fieros? tal vez
Hermosos? Más bien!!!
Originarios de mi tierra!
Inteligentes? Si!
Artistas? Si!
Armoniosos y respetuosos de la Madre Tierra!

Ellos...
Los de bien al norte con una civilización que hasta hoy nos asombra.
Los de bien al sur con sus voces melodiosas , los que los jesuitas transformaron en miles de coreutas y músicos para asombro de los que vinieron a ver qué pasaba y les masacraron!

Los que piden permiso antes de cortar o lastimar un árbol.
Piden permiso y perdón cuando toman para su sustento!

Religiosos? No!
Creyentes? Si!

Y qué trajeron a sus tierras nuestros ancestros?
Enfermedades que los diesmaron.

Muerte por ambiciones!

Cuánto oro, plata, vidas... se llevaron...!

Por eso es que pienso en ellos...
los que eran los dueños de todo y hoy
son dueños de nada...

Y les paso a colocar un cántico muy antiguo
Desde Perú, el lamento de una viuda:

"CANTO INDÍGENA"
Ijmacha
El llanto de la viuda
Traducción: José María Anguedas

"Herida por los recuerdos, indecisa,
los campos salvajes alcanza;
busca allí, inquiere y contempla
el árbol, las yerbas, las hojas, las quiebras.
*
Con el corazón sobresaltado, hirviente
sin poder encontrar al amado,
el llanto que vierte día y noche,
es manantial, río, fuente, lago.
*
Así vivo yo, así vivo
desde el instante
de la separación aterna, dueño mío,
ave hermosa, árbol hermoso.
*
Lloro y el torrente de las lágrimas
no calman mi tristeza,
mi corazón está siempre roto;
duele, gime, delira, se extravía.
*
Me atormenta
tu adorado rostro,
se me ofrece en la memoria,
helada flor, quemado fruto.
*
Voy a llorar a bárbaros lugares,
mucho más el dolor se acrecienta;
me recuerda a ti, amado mío
la alta paja, la pampa, el abismo, el monte.
*
Y en la soledad acrecentada
te me figuras presente;
la lluvia de mis lagrimas detienes,
amado de suave caricia, de dulce lengua.
*
Y te sueño vivo,
recostado en brazos ajenos;
Y me sangra el enojo,
la ardiente llama de las iras
*
Yo soy la amada eterna, invariable,
a quien todo el universo compadece.
Que me auxilien a llorar
las bestias, los pájaros, los hombres, los forasteros!
*
Acompañaré hasta la muerte
tu sombra en la tumba,
auque vuelvan contra mi enemigos
la tierra, el viento, el agua, el fuego."

- Conmovedor de verdad!
- Gracias María, hermana-amiga, por hacérmelo llegar.



No hay comentarios:

Mapa nuevo