domingo, 5 de octubre de 2008

EL ARTE EN EL OJO...







He leído mucho a Eduardo Galeano... soy amadora de su forma de decir... de escribir...

Y entre las lecturas tome una :

EL LENGUAJE DEL ARTE

El Chinolope vendía diarios y vendía zapatos en La Habana. Para salir de pobre, se marcho a Nueva York.

Allá, alguien le regaló una vieja cámara de fotos. El Chinolope nunca había tenido una cámara en sus manos, pero le dijeron que era fácil.
- Tu miras por aquí y aprietas allí.

Y se hechó a las calles. Y a poco andar escuchó balazos y se metió en una barbería y alzó la cámara y miró por aquí y apretó allí.

En la barbería habían acribillado al gangster Joe Anastasia, que se estaba afeitando, y esa fue la primera foto de la vida profesional de chinolope.

Se la pagaron una fortuna. Esa foto era una hazaña. El chinolope había logrado fotografiar a la muerte. La muerte estaba allí: no en el muerto ni en el matador. La muerte estaba en la cara del barbero que la vio.

He copiado este corto relato-cuento de Galeano para hacerles un homenaje a todos los fotógrafos.

Porque ellos, los que saben ver,( con su ojo puesto detrás de la lente y su dedo sobre el disparador)....lo que otros no ven de esa manera, y clik.... atrapan, eternizan...
Tambien están los que no pueden ver por no estar en ese lugar, muchos de ellos al menos para mi , imposibles de acceder..
Y por ello los fotógrafos son los que reciben mi agradecimiento infinito. .

Les admiro y les debo, podría decirse, un cuarto de mi vida de goce.

Ya mayor, me doy cuenta que induje a mis hijos en ese camino.... porque como tantos padres no nos atrevimos o no tuvimos la oportunidad de hacerlo...

Pero gracias a ustedes queridos fotógraf@s... puedo vivir todas las vidas, todos los momentos, todos los viajes que se me ocurran. Cuando ya no puedo ganar distancias puedo por medio de sus publicaciones acceder al mundo!!!

Les cuento que cuando me compré este maravilloso aparato... que por ser jubilada me lo dieron en cuotas a cuatro años... no tenía ni idea de lo que era la computación.

Y un poquito me dijeron pero mucho aprendí jugando a prueba y error. Y así logré navegar... y llegar a vuestras imágenes...
Y aprendí a irme apropiando de las que me sacudían el alma... y las junté. Si! las junté como cuando de niña juntaba figuritas....

Pero un día mi hijo , observando mi tarea ... dijo:

- NO! No es así... pide permiso...
- A quién?
-Al que las tomó!

Quedé en silencio y no contesté nada...
Pienso que se habían cambiado por primera vez los roles...
El, mi hijo, me reprendió por algo malo que había hecho.
Yo, en silencio y avergonzada, escondí la realidad de lo que había hecho: Tenía muchas guardadas que no sabía de quiénes eran y por ende no sabía como pedir permiso..!!!
Pero a partir de allí pido permiso como él me enseñó o pongo una que diga quién es el dueño o dueña de la imagen.

Pero les confieso y de paso pido perdón:
No he tenido coraje de borrar las que tenía guardadas.

Pero no es con el afán de apropiarme de nada.... es como homenaje al arte que cada uno de ustedes tiene en "el ojo", más allá de la técnica y la cámara.

GRACIAS y PERDON.

No hay comentarios:

Mapa nuevo