martes, 21 de octubre de 2008

ANDREA!!!

Cuando atardecía solíasela ver a orillas del río esperando... esperando...

Los que conocían su historia, le miraban con cariño.
Los que no conocían su historia, le miraban con curiosidad.

Todo el pueblo conocía lo que había sucedido muchos años atrás...

Había en el pueblo una familia con muchos hijos y tierras, como solía acontecer por allí en esos tiempos, con los inmigrantes colonos y sus descendientes.

Cuando se realizaban faenas comunes al campo, como ser Yerra (marcado de ganado), o para fechas patrias u otras de origen más personal, se reunían varias familias con sus peones en una de las estancias y allí se realizaban fiestas maravillosas.
Estas incluían carreras de sortijas, carrera de cuadreras, bailes, música y por supuesto asado....

En una de esas fiestas se hallaba la familia a la que nos referiremos con sus hijos e hijas mayores... entre estas últimas se encontraban dos jóvenes muy bellas que estaban noviando con dos de los hijos de la familia que eran dueños de la estancia en la que se realizaba la Yerra...

Gente poderosa. Poderosa en dinero y muy metida en la política.

En medio de la fiesta, uno de los hijos del dueño de la estancia le dijo a la menor de las hermanas:
"Espérame que ya vuelvo , debo ir a la ciudad por mandato de mi padre..."
Pero su novia tanto le insistió, que cambió el puesto con su hermano mayor... que era tan, pero tan bueno y tan llamado a la paz y a la música y tan lejos de la política que no tuvo reparos en hacerle la "gauchada". Nunca supuso que había algún hecho político en el envío que llevaba con él .

Este, el mayor, se acerca a su novia... Andrea...
-Le dice:"Debo ir hasta la ciudad ... esperame que enseguida vuelvo!
-Andrea le dice: "No tardes, mira que a la tarde cuando se arme la fiesta, quiero que bailemos hasta decir basta!!!"

... y rieron juntos...

Dicen que ya comenzado el baile, Andrea esperaba muy esperanzada.
En ese preciso momento fue cuando llegó a caballo y a todo galope un señor del pueblo...
Venía con el rostro duro, muy desencajado, la mirada fija como aguantando lágrimas.

Don Buyó... don Buyoooó!!!!.-gritaba mientras entraba con caballo y todo, cerca de la casa.

- Qué pasa?? - dijo el viejo- !!! Qué es lo que ha ocurrido!!! Mi Hijo???!!!!
- Mire don Buyó... fué una emboscada, dicen que al cruce del puente le estaban esperando, pero que creyeron que era el otro, el más chico....

Andrea escuchó esto y detrás de un grito ahogado.... cayó su cuerpo en medio de
la tierra del parque de la casa... Como sin vida yacía tendida... y la rodeó la gente.

Todos corrieron hacia ella, yacía con su vestido nuevo, sus rulos en desorden sus zapatos impecables...como cruzada por una zaeta, había caído la joven.

Andrea... Andrea..!! -.le decía su hermana menor junto a su novio....

Cuando despertó luego de estar en ese estado durante mucho tiempo...Andrea
sólo supo repetir una y otra vez mientras caían las lágrimas por su rostro....:
-"Se equivocaron!!! Quién se equivocó??? Dios que permitió??? Cambió el lugar por su hermano!!! El que nunca supo nada de política!!!
Fué un error!!! repetía.... "Todo fue un error?!"

Cuando su corazón suspira y las lágrimas recorren sus mejillas, todos saben porqué es...

Y es por ello que cuando por la tarde... mira a lo lejos desde la orilla del río... suspira y piensa en él .... y luego entre sus labios se desliza ... apenas audible un:
Fué un error!!! solamente eso...!!!

Y cuando ya grande se casó y tuvo hijos....
La menor que siempre andaba a la caza de sentires... le decía:
- "Qué te duele mamita?
-Ella decía:"El alma... Me duele el alma...!
- La niña insistía: "Porqué mamá?
-Ella respondía:" Solamente por un error... solo por eso!"

Lo llamativo de esta historia es que la hermana menor se casó con el que debería haber muerto en la emboscada.... y me imagino el dolor que Andrea habrá tenido en su interior durante toda su vida...
Porque aunque quiso a su marido y a sus hijos... ese dolor... lo llevó con ella hasta el momento de morir a más de 90 años.
Antes de partir ella le nombró una y mil veces... como que caminando entre una gran multitud trataba de ubicarlo.

Y recuerdo que entre las anécdotas que se contaban figuraba la siguiente:

Que cuando alguien le decía qué querés que te regale?
Ella pedía violetas...
Siempre violetas.
Esas eran la flores que él le colocaba en el pelo o en su blusa cuando de novios salían de paseo.
Es más ... como si fuese poco a su primer hija como segundo nombre le puso Violeta.

Nunca le olvido y siempre vivió con ella.

Misterios de la vida y de la muerte!!!

.-.

.-.

.-.


No hay comentarios:

Mapa nuevo