lunes, 8 de diciembre de 2008

EL CONVENTILLO - Capítulo 3



Todo lo que se relate a partir de este capítulo y hasta el final lo hago por haberlo escuchado de boca de la abuela de mis hijos...

Ella desde las eslcaleras de aquel conventillo o asomada desde las barandas del primer piso...siempre estaba atenta a lo que allí ocurría.
Y por supuesto seguía paso a paso lo que estaba ocurriendo en esta última parte de la aventura de su madrina, la Sra. de Giuseppe...
.
Caterina supo todo lo anterior de boca de su madre, paisana que como los Giuseppe también viajó en ese barcos desde Italia y llegó a ese conventillo en donde su marido la esperaba.
Porque él habia venido primero para "Hacerse la América."
La familia de Caterina era como una sóla con la de Don Giuseppe.

Siempre se ayudaban y compartían todas sus miserias y alegrías.


Entonces...
.

*A seguir con esta historia!!

.
La Señora de Giuseppe seguía en silencio y trabajando como siempre....
Pero una tarde se acercó a la habitación en donde estaba Caterina y le preguntó:
"Caterine... la tua mamma? ... Deseo hablar con ella!"

Caterina le dijo: siempre atenta y dispuesta...
"Pase usted y espere un rato que enseguida vuelve fué hasta la Avenida para entregar el trabajo. Pase. Pase usted...."

Y fue ese el lugar en el que se iba a desarrollar la confesión de ese secreto que no le permitía vivir gozando de la paz que habían conseguido desde que habían llegado a ese conventillo... en Argentina.

Cuando llegó su paisa, la madre de Caterine, después del saludo le pide la señora de Giuseppe que se siente a su lado, junto a la mesa para hablar con tranquilidad...
"Necesito confesarte algo terribile!!!"
"Tranquila comadre! "...le dice la Sra Casteluccio, que ese era el apellido de la familia...
"Confíe... diga, diga, no tema que no debe ser tan terribile... ma'qué pudo cometer de brutto una donna como lei.... "
"Vamos, insiste la comadre, no tema!" "¡No me asuste per favore!!"


Allí, junto a su comadre, la señora de Giuseppe más confiada y decidida comienza el relato conocido por ustedes: Que fue al banco a buscar a su marido, que no había nadie y que delante de ella un montón de billetes le habían tentado... y que no lo pensó mucho... y que de a poco los fue guardando en su delantal y no esperó más y salió por la misma puerta... sin decir ni una palabra a nadie... ni al vigilante de la cuadra....

"Mamma mía! , dice la señora Casteluccio, Ma'como cuánto tomaste de allí?"
"Pues...ma'un montón de paquetes, no los conté nunca. Tengo miedo, mucho miedo.... ma van a venir a buscarme para portarme a galera!!!!"
Y mi Giuseppe?! Me mata!!!"

Y Caterina, miraba cómo esta piamontesa se tiraba de los pelos de la desesperación. Tan fuerte y tanto hacía eso, que podía verle los mechones de cabello entre los dedos de la pobre mujer arrepentida y casi loca de remordimiento.

Se hizo un silencio prolongado entre las dos mujeres... y Caterina aguantaba la respiración!
Trataba de no hacer ningún movimiento que hiciese que fuese advertida y sacada hacia el patio.....

En un momento la señora Casteluccio se pone abruptamente de pie y le dice como dando una orden imposible de no ser cumplida... con apremio... "Anda trae la lata"... "Pronto andiamo ...."

Y al rato vuelve pálida y temblorosa la madrina de Caterina portando entre sus manos lastimadas de tanto lavar ropa ajena... una lata vieja y oxidada.

"Vamos... pronto!!! ábrela y pon lo que tiene sobre el mantel ... pronto... no tengas miedo...

La señora Casteluccio que era inteligente y casi sabia, tomó los billetes, los observó, los contó, miró si tenía marcas.... y le dijo a su comadre...

"Cuánto tiempo pasó de todo esto? (sin entrar en detalles y sin decir que era "esto")"

"Má queseyó comadre, como un año o más......."

"Mire... tiene que hacer cuesto".... Y la Sra. Casteluccio le dio su parecer y las instrucciones de lo que debía hacer....

*El dinero no está marcado....

*Ya pasó mucho tiempo del suceso que me cuenta...

*Usted en cuanto llega su marido le cuenta todo... como lo
hizo conmigo, no le va a pasar nada malo

Mire... con este dinero usted puede comprar tierras, una granja, una casa... Usted no debe decir nada más a nadie... diremos que un paisano le trajo de Italia la ayuda para esto... Y Chito!!! me entiende???

*Ahora no puede hablar ni aclarar nada!!!! Además los bancos no pierden nunca querida comadre!!!
Vamos!!!
Haga como le dije!!!

Y así fue...
Cuando llegó su marido Giuseppe, la señora le contó cómo diciendo:
"Non che nesuno...."y como nadie le contestaba y el dinero estaba allí ... si pensarlo lo tomó... y que ahora ya era tarde para aclarar lo ocurrido y que su comadre le decía que compraran tierras y trabajasen la tierra....y...y...
"Perdón Diuseppe" repetía una y otra vez la señora....

Don Giuseppe... sin decir palabra guardó silencio por unos días...

Pasado el tiempo... reunió a su esposa y sus paisanos Casteluccio y dijo así...
"He pasado estos días pensando, averiguando y llegué a esta conclusión:
En los diarios de esa fecha no aparece noticia alguna.
Le pregunté a mi amigo, que es el guarda del Banco, en medio de conversaciones y me dijo que ese banco era tan seguro que nunca habían tenido ni siquiera una diferencia en sus cuentas.
Y que si ocurría algo, ellos tenían una sociedad que les solucionaba los problemas. Por lo tanto digo que vamos a hacer como nos aconsejó aquí la paisana y que Dios nos perdone y nos acompañe!!!!
Tal vez fué un milagro lo que ha ocurrido y debemos darle las gracias a Dios toda nuestra vida! "

Y así la familia de Giuseppe compraron tierras por la zona de las Quintas de Quilmes.... Tierras ricas.... generosas... Y trabajaron felices y allí iban sus paisanos los Casteluccio con sus hijos cuando querían tener un día feliz, cómodo y compartiendo con los compadres, que ya eran sus hermanos...

Y esta fue la historia de algo que pasó cuando los días en Buenos Aires, entraban a los años l900...

Y quedó siempre esa historia y todos opinaban después del relato...

* ¿Fué robo?
* ¿Los Giuseppe eran ladrones?
* ¿ Fué un milagro?
* ¿ Estuvo bien la determinación de las familias en no blanquear el suceso?


* Indefectiblemente siempre por amplia mayoría, cuando no por unanimadad,
se llegaba a lo siguiente: Que se trató de un milagro.... que no fue robo!

Y yo también quiero tomarlo así.

Y sobre todo hoy , 8 de Diciembre, Día de la Virgen....

Ahhh... Que ella les otorque un milagro a cada uno de ustedes...

.-.

No hay comentarios:

Mapa nuevo