martes, 9 de diciembre de 2008

Fotografía gentileza de María E. Gómez

Día Gris!
Todo color del plomo
Las farolas, las nubes, el mar.
Las barcas y todo el cielo...
igual que mi alma y mi vida en este día.
Pero como si Dios con su propio dedo
rasgase una vez más el velo
como en el punto exacto en que expiró Su Hijo...
Allí se asomó la luz...
Luz de esperanza...
Luz de pureza...
Luz de ánimo supremo!
Y la dejé que entrara en mi
y regocijé mi alma!
Y quedé estática
contemplando y engolosinando mi ser
con ese concierto de luces
Anunciando que siempre comienza
una nueva oportunidad.
¡Me quedaré a esperarla!
¡Gracias!
.

No hay comentarios:

Mapa nuevo