viernes, 12 de diciembre de 2008

MARIU!!! y Los Duendes (3)


- Contar Historias... a Frijolito le resultaba casi imposible imaginar en ser un creador de historias basadas en sus vivencias como gnomo... Pero lo intentará ....

Así fue que se dispuso a comenzar sus relatos con la esperanza de poder satisfacer el pedido y las espectativas de la hermosa niña, a la que ya consideraba su amiga.


"¡Bien! ¡Buenobuenitoes!... " dijo mientras se acomodaba sobre una corteza caída en el pasto.... muy cerca a su casa: "La seta".


"Digo entonces que:

-Había una vez un niño llamado Julí que vivía en un pueblo muy pero muy bonito, rodeado de gente buena... pero requetebuena... que le querían muchísimo...

- "Y sabes tú una cosa?"

- "No dime" - responde Mariú.

- "Él creía en mi existencia... y yo le quería muchísimo porque él se parecía a mi."

- "¡Era así de pequeño?" - volvió a interrogarle la niña.

-"¡No, niña, no! Él tenía Duende en su ser ... y la gente lo notaba! Eso quiero decirte. "

"Y te cuento que me divertía muchísimo porque cuando yo quería descansar, hacía que él efectuara mil y unas travesuras... ¡¡¡¡¡ jijiji...!!!!"


- "¿Dime Frijolito, él era un niño?" dijo la niña.

- "Si. Pero creció y aún a punto de terminar la Universidad, a veces se despertaba el duende en él y hacía travesuras como un niño. Pero en verdad, travesuras increíbles"


- ¿Cómo cuáles? No me imagino a alguien como mi papá, así de alto,haciendo "travesuras de duendes". Comentó Mariú, frunciendo su boca... tratando de imaginarlo.


- "Y... mira ... por ejemplo, un día cuando sus compañeros no estaban el el salón de estudios de la universidad, él se tomó el trabajo de desbaratarlo todo.

Atar los cordones de las zapatillas formando pares-dispares (el calzado de uno con otro parecido pero que no era de él) , cambió el contenido de tooodas la mochilas (puso lo de una en otra... y así mudó todos los contenidos), colgó los abrigos en las luces que pendían del techo. ¡Jijijijijiji! Eso fué lo máximo-plus".

"¡Juliánjulijulito! Ese sí es mi amiguito!".


- "¡Uich! Cuánto lío! ¿Y no se enojaban sus amigos?" , lo interrogó Mariú asombrada de lo que le contaba su nuevo amigo.


- "¡Algunos!!! Siempre hay algunos humanos que no saben disfrutar de nuestras cosas.... que al fin de todo son cosas de duendes....Y es por ello que pocos nos ven porque son los que nunca van a poder entender la magia, la vida oculta de las cosas que le rodean, el buen humor compartido por medio de travesuras...

¡Me comprendes tú?".


- "¡Ahhh! y sigue... sigue... qué más pasó?" le urgía la niña.


- "Espera! Muchísimas cosas.... Pero lo más interesante fué cuando Él y su amiguita Mi decidieron viajar muyyyy lejos. Tomarían un avión y todo!..

Se irían por muchos meses a Argentina a un lugar llamado Buenos Aires... Y hacían planes, hablaban de Tango, de asado, de salidas a muchos lados y por supuesto de estudios.... "


- " ¿Y tú que hiciste? Quedaste solito? Por eso estás conmigo? Ehhh....?"


- "¡No! ¡Que va! ¿Yo? Yo me metí en su mochila para no perderlo ni por un momento... no vaya a ser que me pierda con su maleta en la bodega. No señor, yo mucho antes, en cuanto lo supe, me metí en su mochila."


- "Ja Ja Ja.... mira que eres un duende muyyy inteligente!" - dijo la niña muy tentada otra vez por la risa y también fascinada por las historias que le estaba relatando Frijolito.


- "Así fue que nos fuimos a Buenos Aires. Julí, Mi y yo en la mochila. No olvido ese día porque como era el cumpleaños de Julí y estaban en medio del cielo... Mi le puso una magdalena (masita) como torta y le cantó el feliz cumpleaños...

Que bueno eso que tienen los humanos: la amistad! Cosa linda.... Snif!!! me he emocionado.... espera un poquito y te sigo contando...."


Respiró un poco el duendecillo y cambió de postura y también un poco de forma, porque esa habilidad siempre la están practicando...


Tomó la forma de un bello niño, se puso un flor azul como sombrero, y le pidió prestadas unas alas a una mariposa y así relajado siguió con el cuento-relato-verdadero.


Ya la niña estaba impaciente por que siguiese con tan fantástica historia...

- "¿Entonces, entonces?? dale... dale..."


- Bueno! espera... Te cuento... Llegamos y allí comencé a trabajar! Fué sumamente divertido! Más bien divertidíiiiiis iiiiii mooooo y se le acabó el aire y cayó debajo de la planta de flores azules .... Jijijijiji no puedes imaginarte...

En ese momento miró a la niña fijamente y le preguntó: No me has dicho tu nombre!... eso no entra en las buenas costumbres no???"


-" Uchi! Perdón! yo no me acuerdo! Pensé que si! Perdóneme usted señor Frijolito por semejante acto de falta de educación...." le dijo la niña....

Y cambiando de posición puso su cara delante de Frijolito y le dijo con su voz más dulce y cariñosa... "Mi nombre es Mariú".


En ese momento Frijolito hizo un gesto magnífico con sus manos... sacudió los brazos y el cabello de Mariú se tornó rojizo... y se escuchó enseguida un JIJIJIJI

bien típico de los duendes....


Luego ya tranquilo siguió con el relato.... mientras a su alrededor jugaban otros duendes inquietos... saltando metidos en pequeñas bolsitas, cayendo y rodando por el prado y riendo y gritando como niños traviesos.


- "Bueno... sigue Frijolito.... llegamos a Buenos Aires y comencé a trabajar! Fué muy divertido... Muy pero muy requetedivertido !"


"Cuenta, cuenta, cuéntame más..." reclama la niña.


"Dame tiempo niña. -Pide el duende - Después, después."


(cont.)
















No hay comentarios:

Mapa nuevo